Una noche cualquiera de verano.

Justo acabas de conseguir conciliar el sueño. Has dado incontables vueltas en tu cama, has conseguido desprenderte del calor que impregnaba tu cuerpo y acabas de llegar a ese glorioso estado de relajación

Y de repente lo escuchas: “ZzZzZzZ…”

Un maldito mosquito acaba de arruinarte la noche y el descanso. Sabes que vas a tener que levantarte, encontrarlo, matarlo… En el mejor de los casos vas a tener un bote de insecticida a mano y lo vas a poder matar rápido. Sin embargo, si utilizas insecticida en tu dormitorio, te vas a pasar el resto de noche respirando las sustancias tóxicas de éste.

Hagas lo que hagas, tu noche ya está arruinada. Es muy probable que a la siguiente mañana te despiertes de mal humor, irritable por haber dormido poco y mal. Maldeciendo al mosquito que te arruinó el descanso.

Y arrepintiéndote de no haber comprado un aparato como el que te estamos a punto de presentar cuando tuviste oportunidad.

Moskinator: El innovador aparato que “asesina” a los insectos voladores

Un invento sencillo; pero terriblemente eficaz. Es pequeño, silencioso, apenas gasta energía, es ecológico, portátil… Y lo más importante: Atrae a los mosquitos como la miel a las moscas, y los aniquila sin piedad alguna.

¿Cómo funciona exactamente este moderno gadget?

Los mosquitos e insectos voladores son fototáxicos, lo que significa que se sientes terriblemente atraídos por los focos de luz. Concretamente por los focos de luz ultravioleta.

Como ya habrás adivinado, el Moskinator tiene una lámpara superior de 360º que emite luz ultravioleta de tipo A (también conocida como luz de onda larga, pues su longitud de onda se sitúa entorno los 360-400 nanómetros).

Los mosquitos se van a sentir irremediablemente atraídos por su lámpara superior de 360º. En cuanto se hayan acercado ya será demasiado tarde para ellos: El potente flujo de aire que crea el ventilador interno los succionará –eso sí, sin hacer apenas ruido para no interferir en tu descanso.

Una vez succionado, los mosquitos mueren por un proceso de deshidratación: Sin utilizar químicos, ni pesticidas, ni ninguna sustancia que pueda ser peligrosa para niños o mascotas.

A lo dicho, hay que añadir que el Moskinator tiene un consumo eléctrico de tan sólo 5W (gasta lo mismo que un cargador de móvil). En otras, palabras: Si lo tenemos enchufado cada noche durante un mes, el Moskinator gastará 0,11€ al mes. Un precio ridículo a pagar por nuestro descanso y el bienestar de toda la familia.

Es capaz de cubrir una superficie de hasta 40m², por lo que va a poder de sobras con cualquier habitación de un tamaño normal.

Además, dispone de un conector USB, de manera que lo podemos conectar a una batería portátil y llevárnoslo de camping, sacarlo a la terraza, llevarlo con nosotros a la piscina, etc.

Y para que nadie sufra los mosquitos este verano… ¡Ofrecen un 50% de descuento y envío gratuito a toda España!

¿Qué mejor forma de celebrar la llegada del verano (y de los mosquitos) que ofrecer el Moskinator con un descuento del 50% y con envío gratuito a toda España?

Puedes aprovechar esta oferta temporal en la web oficial del Moskinator: www.moskinator.com/oferta-verano –Comprueba en el enlace anterior que el descuento del -50% y la promoción de envío gratuito sigan activas.

Ofrecen PayPal como forma de pago, así que tienes el servicio de Protección del Comprador de PayPal que te protege y te ofrecerá un reembolso en caso de que pudiera haber algún problema.

 

En Moskinator.com lo tiene claro: No hay mejor forma que ofrecer este descuentazo para que todo el mundo pueda disfrutar de un verano sin mosquitos, para que todas las familias españolas disfruten de una vez por todas de un sueño plácido y tranquilo.

Puede que tengamos un verano caluroso, por supuesto. Pero al menos a partir de ahora podremos disfrutar de la brisa de madrugada y de las noches frescas, dejar las ventas abiertas para dormir plácidamente… Sin tener que preocuparnos por las picadas de los mosquitos.

Adiós, desesperante “ZzZzZzZ…”.

Compartir
Javier Carrillo
De pequeño tenía dos aficiones: Desmontar cualquier aparato que cayera en sus manos y contar historias. ¿Cómo no iba a acabar escribiendo sobre tecnología con dichas inclinaciones tempranas? | Madrid, 1985. Licenciado en Periodismo por la UAB.

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here